Expertos, se ponen en la piel de quienes quieren más información sobre el cuidado dermatológico y estético
27 agosto, 2019

Piel y embarazo

Contenido de cortesia de: Dermamed

Por Dra. De la Cruz

Un mundo de cambios

La piel es uno de los órganos más afectados durante el embarazo, producto de los cambios hormonales. Estos cambios internos y externos se manifiestan de forma única en cada mujer, influyendo la genética, el estilo de vida, el tipo de piel, entre otros factores. Cómo prevenirlos y qué cuidados hay que tener en este período, nos aclara la dermatóloga y directora de Clínica Dermacross, Claudia de la Cruz.

Al hablar de cambios en la piel durante el embarazo lo primero que viene a la mente son las estrías. “El estiramiento excesivo de la piel produce la rotura de fibras colágenas induciendo la tan temida aparición de estrías. Éstas dependen también de cambios hormonales y genéticos. Las mamas, abdomen y caderas son las zonas donde con mayor frecuencia aparecen”.

¿Cómo pueden prevenirse las estrías?

Una buena hidratación de la piel con productos que contengan centella asiática es útil, sin embargo, no es capaz de prevenir su aparición. Se debe aplicar con masajes en redondo dos veces al día en las zonas afectadas. Mantener un peso adecuado, una dieta balanceada y ejercitar durante todo el embarazo también apoyan, pero tampoco evitan la aparición de ellas.

¿Y la celulitis?

El aumento de peso y de tamaño del útero producen retención de líquido, edema y congestión en la zona de muslos y caderas, ya que se obstaculiza el drenaje linfático.

Para prevenirla es clave evitar el incremento de peso sobre lo recomendado, mantenerse activa y practicar deporte adecuado para embarazadas. Es ideal complementar con drenaje linfático para ayudar a evacuar toxinas y el líquido sobrante, desde el 4 mes de embarazo en adelante.

¿Por qué en el embarazo pueden aparecer arañas vasculares?

Son vasos sanguíneos que se encuentran en la piel y adoptan la forma de un punto central rojo y líneas finas que salen de él, asemejando el cuerpo y patas de una araña. Los cambios hormonales suelen favorecer su crecimiento, algunas pueden desaparecer post parto, otras requerirán terapias de láser muy simples, una a tres sesiones en el post parto.

Otro cambio en la piel durante este periodo es la hiperpigmentación. La dermatóloga explica que, aunque puede ocurrir en todo tipo de pieles, las morenas son más propensas.
“Precozmente en el embarazo aparece en la línea media del abdomen y en los pezones una coloración oscura. También pueden aparecer en la cara, manchas oscuras en mejillas, zona supra labial, frente y/o mentón. En ocasiones se produce un oscurecimiento de los lunares, junto con la aparición de nuevos”, dice de la Cruz.

¿Cómo puede prevenirse la hiperpigmentación?

La mayoría de estos cambios tienden a atenuarse post parto, pero pueden requerir tratamiento dermatológico en algunos casos. No se puede utilizar despigmentantes durante el embarazo, por lo que prevenir las manchas es muy importante. Aquí es fundamental el uso adecuado de filtro solar porque ayuda a disminuir la intensidad de ellas. Por otro lado, evitar el sol y usar accesorios como sombreros y anteojos, son de mucha ayuda.

Las mujeres de piel sensible ¿deben tener alguna precaución extra?

Las mujeres con antecedentes de piel sensible, sobre todo, tienden a presentar una piel más seca durante el embarazo, manifestándose incluso picazón y aparición de escamas. Para evitarlo hay que aplicar lociones emolientes que mantengan la piel bien hidratada durante todo el embarazo, incluso dos veces al día si es necesario.

¿Y las pieles con tendencia a la grasitud, deben tener algún cuidado en especial?

Algunas pieles se tornan muy grasas durante el embarazo, en estos casos suelen aparecer comedones, granos rojos y pústulas, los cuales tienen tratamiento médico limitado por el embarazo. Mantener una piel limpia, con rutina diaria de dos veces al día, incluyendo productos para limpiar, hidratar y matificar y así absorber la grasa en exceso, son cuidados básicos para evitar el acné.

Pelo y uñas

Una dieta pobre en calcio, entre otros factores, puede debilitar el pelo y las uñas. Es común que el pelo se caiga de forma importante sobre todo en los 3 meses post parto. Este es un pelo que se recupera entre seis meses a un año. Una dieta balanceada es fundamental tanto en el embarazo como en lactancia.

  • Acudir a tu dermatólogo precozmente para pedir indicaciones de cómo tratar tu piel durante todo el embarazo.
  • Mantener una rutina diaria de limpieza e hidratación dos veces al día.
  • Tener una dieta balanceada para ir controlando el incremento del peso.
  • Practicar algún deporte apto para el embarazo.
  • Apoyarte en terapias complementarias como la limpieza facial y el drenaje linfático.
No olvides…

Por motivo de contingencia nacional y por factores externos, nuestros despachos se han visto afectados con un retraso en las entregas en una semana hábil aprox. Disculpe las molestias que esto puede ocasionar. Descartar