Expertos, se ponen en la piel de quienes quieren más información sobre el cuidado dermatológico y estético
05 agosto, 2019

Un nuevo invierno, un nuevo desafío dérmico

Contenido de cortesia de: Dermamed Más Piel

Ya se sabe que nuestra tierra está experimentando un cambio climático (es cosa de revisar las medias de temperatura histórica del país para darse cuenta que se han elevado). Lo que no se sabe es si este cambio climático podría ser de proporciones o simplemente moderado, pero siempre, a medida que corran los decenios, caminando hacia un lugar complejo si no tomamos las precauciones necesarias. Para eso, debemos ser más conscientes del manejo de nuestros residuos, protegiendo de forma real nuestro medio ambiente, enseñándoles a los más pequeños que esta preocupación no es un moda, sino que trata de accionar cambios estructurales que benefician nuestra calidad de vida.

Al mismo tiempo, los gobiernos del mundo se ven impelidos a instituir una política de estado común que frene de forma permanente las emanaciones de gases que provocan el efecto invernadero y la destrucción de la capa de ozono. Con alarma vemos cómo día a día los hielos del círculo polar ártico se van derritiendo, rompiendo de modo dramático el hábitat de un sinnúmero de animales. Asimismo, la antártica ya ha comenzado también a agrietarse y no sabemos exactamente el futuro que le espera –y, por ende, que nos espera- si las cosas siguen como hasta ahora.

A todo eso hay que agregar la contaminación seria del mar a nivel global, la deforestación, la destrucción de hábitats naturales, la erosión y el procesamiento poco idóneo de desechos químicos y orgánicos, entre varios otros factores de ecología profunda.

Entre los efectos que más afectan nuestra piel se encuentra la reducción alarmante de la capa de ozono (asunto provocado por el uso de aerosoles y sustancias cloroflurocarbonadas, entre otros factores), y cuya consecuencia más palpable es el aumento de la radiación ultravioleta que recibe la Tierra, que tiene una incidencia mutagénica, nociva para la vida y que tiene que ver en forma directa con el aumento del cáncer de piel observado.

En el ámbito de la piel, entonces, el llamado es a no descuidarnos en este invierno, sobre todo en días fríos y de sol apagado, donde muchos están inclinados a creer que los rayos solares no nos afectan. Por eso, enfrentados a estos efectos adversos, la protección y la prevención son fundamentales. Aunque, sin duda, más allá del ámbito individual, nuestro pensamiento debería elevarse para situarnos en un grado de conciencia global, donde depende de nosotros, en nuestro día a día, con nuestras familias, en nuestra comunidad o lugar de trabajo, que podamos ayudar a construir decididamente también un mundo distinto y con un grado de calidad de vida superior para nosotros y para el orbe completo.

Más información en: www.dermamed.cl / @dermamedcentrodermatologico/ @Dermamedcentro

Por motivo de contingencia nacional y por factores externos, nuestros despachos se han visto afectados con un retraso en las entregas en una semana hábil aprox. Disculpe las molestias que esto puede ocasionar. Descartar